El próximo sábado la villa de Sacedón acogerá la decimoctava edición de su tradicional certamen de Villancicos

Un clásico navideño con el que la localidad alcarreña da comienzo a su programa de actos para estas fiestas. Este año, acudirán las rondas de Salmerón, Escamilla, Alcocer, Alocén, Pareja y la propia de Sacedón.


Como ya es tradición desde hace casi dos décadas, el próximo sábado 16 de diciembre, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción volverá a servir de escenario para que, en esta ocasión, seis rondas ofrezcan lo mejor de su repertorio tradicional de tonadillas navideñas.
Al finalizar el certamen, como cada año, se entregarán obsequios a todas las rondas participantes y será el turno de todos los asistentes, que cantarán villancicos populares al ritmo de panderetas y zambombas. Después, la Asociación de Mujeres de Sacedón tiene preparados unos ricos chorizos, un caldo calentito y los consabidos dulces navideños para recuperar fuerzas.
El Ayuntamiento de Sacedón está apostando muy fuerte por la recuperación de todas las tradiciones navideñas, que durante décadas fueron santo y seña de la villa en estas fechas tan especiales. El pasado sábado se presentó el libro Coplas de Ronda, escrito por Pedro Lázaro, con el que se han conseguido reflejar por escrito cientos de cánticos navideños populares; el acto culminó precisamente con una zambombada en la que se puso música a estas letras.
El día 30, durante la Ronda de Navidad que este Ayuntamiento ha rescatado del olvido, habrá una nueva ocasión para entonar muchas de esas coplas recuperadas que ahora se guardan para siempre en el libro de Pedro Lázaro.
Además, se quiere poner en valor una tradición muy peculiar de Sacedón, probablemente única en toda la provincia. En esta villa, desde hace casi cincuenta años, la mañana del seis de enero, la Cabalgata de Reyes Magos recorre una por una todas las calles del pueblo con Sus Majestades de Oriente entregando los regalos a niños y mayores.
Si las cuentas, los escritos y la memoria de los más mayores no fallan, en 2019 se cumplirán 50 años de esta singular tradición, que el ayuntamiento quiere potenciar para dar la relevancia que merece.